Cómo calcular el valor de un modelo impreso en 3D en arquitectura

By Piet Meijs, Senior 3D Expert, Rietveld Architects, New York.

En mayo de este año, estuve con un amigo, Justin Levitz de NRI en Nueva York, como ponente invitado en su actual presentación sobre educación para el Instituto Americano de Arquitectos (AIA/CES). Hemos realizado varias presentaciones juntos, por lo que tuve la posibilidad de reflexionar sobre por qué utilizamos la impresión en 3D en nuestra oficina. La pregunta más frecuente durante la presentación siempre es: "¿Cuánto cuesta?" Pero, yo creo que la pregunta es incorrecta. La pregunta correcta sería "¿Cuál es el valor?""

El valor de un modelo en 3D
En 2008, asistí y realicé una presentación en la reunión del grupo de usuarios de Objet de Norteamérica en San Diego. Otro orador allí fue Michael Schrage, que habló sobre el valor de un modelo impreso en 3D. Su presentación se orientó más hacia el diseño industrial y en ese momento, no capté completamente el mensaje.

Nos explicó que el valor de un modelo no equivale a su costo. El costo de un modelo es la suma de sus partes, generalmente el material y la mano de obra. Pero entonces, ¿cuál es el valor de un modelo? El valor reside en la habilidad de comunicar un diseño.

Un modelo impreso en 3D puede utilizarse para probar varias opciones de diseño. Estos son los prototipos tradicionales. Pero cuando el diseñador ha seleccionado una solución para un problema de diseño específico, el/ella generalmente necesita convencer a alguien para que siga adelante con tal diseño, ya sea a su superior o a un cliente.

Desde luego, el diseñador ya está convencido de que el diseño que propone es la mejor solución. Es el resultado de haber trabajado en el diseño durante un lapso prolongado de tiempo, de haber probado varias opciones e incluso de haber probablemente prototipado varias versiones a lo largo del proceso de diseño. Por lo tanto, lo único que necesita ahora es convencer al jefe o al cliente de que es la mejor solución.

Comúnmente, estas presentaciones de diseño tienen una duración limitada. El diseñador solo tiene una oportunidad excepcional de convencer al jefe o al cliente sobre la calidad del diseño. Por lo tanto, cuánto mejor sea la presentación, más probabilidades tendrá de que la compren. Además de los dibujos e imágenes más tradicionales en 2D, un modelo impreso en 3D puede ser una excelente herramienta para este tipo de presentaciones.


Modelo de arquitectura impreso en Objet 3D: Vista lateral desde arriba

Entonces, si el modelo ayuda al ciente o al superior a comprender mejor el diseño y a convencerse de que es la solución correcta, el proyecto puede avanzar hacia la siguiente fase, y allí es donde reside el valor.

¿Y si el diseñador no es capaz de convencer al cliente o a un superior? El diseñador tendría entonces que hacer marcha atrás y cambiar el diseño o la presentación. Esta demora en el proceso implica no solo un costo mayor en dinero adicional sino también horas adicionales de trabajo para el diseñador, reuniones adicionales con el cliente o el superior, mayores costos de financiación y muy probablemente, una demora en el plazo de ejecución del proyecto.

Esto no significa que con un modelo, siempre se va a obtener la aprobación de un diseño pero lo que es cierto es que cuánto mayor información haya, menos probabilidad de que se tomen decisiones incorrectas que puedan demorar el proyecto.

El tipo de valor es imposible de cuantificar en términos simples de compra porque nunca sabremos lo que "no sucedió". Sin embargo, todos los diseñadores han tenido que lidiar en algún momento con clientes o superiores que cambiaron sus decisiones anteriores ya que habían sido tomadas sobre la base de información errónea o malos entendidos. Y estas decisiones erróneas pueden llegar a ser muy caras. Los gastos que "se ahorraron" debido a la presencia de información en el modelo 3D es, por lo tanto, el valor del modelo impreso en 3D y de la tecnología.

Resumen
El valor de un modelo impreso en 3D reside en la habilidad de comunicar una idea. Al estar rodeados de medios sociales actualmente, la cantidad de simulación visual ha crecido considerablemente y la capacidad de mantener la atención de la gente se ha reducido a 140 caracteres. Como diseñador, si no puedes transmitir tu mensaje en una pequeña ventana, perderás el foco de la reunión. Un modelo preciso, detallado tipo maqueta, como lo ofrece la impresora 3D de alta resolución puede comunicar un montón de información en un abrir y cerrar de ojos y por lo tanto, puede resultar increíblemente valioso tanto para diseñadores como para arquitectos.



Modelo de arquitectura impreso en Objet 3D: Vista en planta

Esta entrada también está disponible en: Chino simplificado, Inglés, Japonés, Portugués, Brasil

Dejar un comentario

*