La bicicleta de cartón... y algunas indicaciones para la impresión en 3D

Parece una historia de Apple. Trabajando en el galpón del patio, un inventor israelí, Izhar Gafni, experimentó con el diseño de bicicleta convencional y se le ocurrió algo revolucionario: una bici de cartón. Aparentemente, aunque el cartón es muy resistente para usar en cajas, resulta mucho más desafiante anular sus puntos débiles al diseñar un marco de bicicleta y ruedas que puedan resistir el peso de un adulto.

Sin embargo, después de un año y medio de experimentos, Izhar pudo finalmente perfeccionar su diseño y planea introducir la bicicleta de cartón en el mercado con un precio de lista de aproximadamente $20, lo que la hace ideal para cubrir las necesidades de transporte de billones de personas en regiones como Sub-Sahara, Medio Oriente y algunas partes de Asia.

También puede convertirse en un gran éxito para la comunidad ecológica y para estudiantes que buscan alternativas más viables y sostenibles al trasporte tradicional de corta distancia.


cardboard bike

Bicicleta de cartón con el inventor, Izhar Gafni. Foto tomada por Reuters.

Entonces, te estarás preguntando: ¿cuál es la conexión con la impresión en 3D? Bueno, en realidad, no es tanto una conexión como un indicador de una tendencia que se viene. Tengo entendido que Izhar no utilizó una impresora 3D para el prototipado de su bicicleta (de más está decir, el cartón y el plástico son muy diferentes en cuanto a sus propiedades estructurales y a su desempeño), pero hay una cita extraída de un artículo en UK Telegraph que se me presentó como indicio:

“Este es un verdadero innovador del juego. Cambia... la forma de fabricar y enviar productos, hace que las fábricas se construyan en cualquier lado en lugar de llevar la producción a mercados de mano de obra más barata, todo lo que conocemos en el mundo de la producción puede cambiar,”

La clave para este cambio es que la bicicleta de cartón no necesita una inversión financiera en maquinaria y una línea de producción usada para crear las partes y los ensambles de metal exactos impresos de una bicicleta común. Entonces, ahora es fácil establecer una fábrica de bicicletas de cartón en cualquier sitio. Probablemente todo lo que necesites sea una o dos impresoras de cartón baratas y las materias primas y presto. ¿Empieza a sonarte familiar?

Los beneficios de la impresión en 3D son bastante similares. Mientras que los materiales pueden ser más caros que el cartón, la impresión en 3D constituye en esencia la posibilidad de crear lo que quieras, acá mismo y ahora mismo. No se necesita una fábrica de alto costo ni una línea de producción. Los consumidores tienen la posibilidad de convertirse en diseñadores y fabricantes a la vez. Y durante el proceso reducen la cadena extendida de suministro y la necesidad de mantener un inventario, lo que ayuda a reducir el costo final que se traslada al consumidor.

En resumen, todos ganamos.

Seguiré observando esta historia y veremos cómo sigue. Mantente conectado y recuerda: ¡lo sentiste nombrar por primera vez en el blog de Objet!

 

Esta entrada también está disponible en: Chino simplificado, Inglés, Japonés, Coreano, Portugués, Brasil

Dejar un comentario

*